Fisioterapia pediátrica

    Muchas familias me preguntáis en qué consiste la fisioterapia para bebés y niños, en qué les puede ayudar, así que en el post de hoy os lo explico.


    Antes de nada quiero compartir con vosotr@s la entrevista que me hizo bebitus y han publicado en su blog. Podéis leerla aquí.


    Con la fisioterapia pediátrica actuaremos en el ámbito de la prevención y trataremos alteraciones y enfermedades (tanto congénitas como adquiridas) que aparecen en bebés y en niños relacionadas con problemas respiratorios, traumatológicos, ortopédicos, neurológicos, etc…

    Unos ejemplos de afecciones que tratamos son cólico del lactante, estreñimiento, trastornos digestivos, torticolis congénita, problemas respiratorios, plagiocefalia, parálisis cerebral, retrasos en el desarrollo psicomotriz, parálisis braquial obstétrica, enfermedades neuromusculares, alteraciones del equilibrio, entre otras.


    También es posible realizar una valoración del estado general del bebé a nivel preventivo para determinar si existe algo que le incomoda al bebé o le limite en su desarollo, a veces pasa por posturas raras en la barriga de mami, partos largos en que el bebé está mucho rato en el canal del parto, cuando han usado instrumentalización, entre otras causas.


    Otro tema que os preocupa mucho son los moquetes de nuestros peques y sus posibles complicaciones. Y de verdad, os aconsejo que cuando vuestros peques tengan mucho moquete realicen alguna sesión de fisioterapia respirstoria.


    Con las técnicas de fisioterapia respiratoria prevendremos y trataremos patologías que afectan el aparato respiratorio de nuestros niños, tales como resfriados, bronquiolitis, bronquitis, asma, entre otras. Además hay una parte de la población infantil, por ejemplo los prematuros, que tiene predisposición a sufrir problemas respiratorios, para ellos es muy importante actuar en la prevención.


    El objetivo principal de la fisioterapia respiratoria pediátrica será eliminar las secreciones que se acumulan en las vías respiratorias de los más pequeños (desde la nariz hasta los pulmones), ya que los menores de 2-3 años tienen mucha dificultad en expectorar y la mucosidad se acumula, primero en nariz y garganta y luego en pulmones, de donde el bebé no es capaz de sacarlos por sí solo. Al eliminar las secreciones de nariz, garganta y pulmones los bebés y niños podrán respirar mejor, por lo que podrán comer y descansar mejor.

    Escrito por Ester Roma de Mi mami es Fiosio

    1 vista
    • Instagram - Círculo Blanco
    • Facebook - círculo blanco
    Síguenos

    ©  2017 por Mawu